Etiquetas...

lunes, 28 de diciembre de 2015

Cuenta 140 ("perdón")


Los siguientes microrrelatos fueron finalistas del Cuenta 140 de El Cultural de El Mundo en la semana dedicada al perdón:
  1. Aunque lo había perdonado, no se atrevió a volver a bajar junto a él unas escaleras.
  2. En aquella habitación cerrada, todos temblaban. Ninguno quería ser el próximo al que pidiera perdón por adelantado.
Mi agradecimiento a Juan Aparicio Belmonte y mi enhorabuena a la ganadora:  Beatriz Alonso Aranzábal.

Otros micros que envié y que tuvieron menos suerte fueron:
  1. Estuvo tan pendiente de sí mismo que se olvidó de que su hija no le perdonaba que no jugara con ella.
  2. Cuando los otros miembros enviaron mensajes para disculparse y pedirle perdón, ya había abandonado el grupo.
  3. Encontró junto a la tabla de la plancha cartas de varios amantes de su esposa. Raudo la telefoneó para pedirle perdón por no ayudar en casa.
  4. Cuando públicamente pidió perdón por su forma de actuar, el único superviviente del genocidio estaba a punto de fallecer.
  5. Siempre se declaró inocente pero no le creyeron. Colgado del techo de su celda llegó el indulto.
  6. Domingo,  lunes, martes y miércoles imploraba su perdón. El jueves lo lograba. Viernes y sábado hacía méritos para volver a empezar.
  7. El grupo de  fusileros era conocido por su buena educación. Sus soldados disparaban al grito de “¡Perdón!”.
  8. El resultado fue diferente del vaticinado en las encuestas. Las empresas que las realizaron solicitaron que los votantes se disculparan.
  9. Cuando pidió perdón a cada una de sus víctimas, dejaron de seguirlo en las redes sociales.
  10. Viajó al pasado para enmendar su error, pero lo empeoró. Al volver al presente, se vio desbordado: no sabía a quién pedir perdón ni por qué.
  11. En la convención de caníbales anónimos arrepentidos se sucedieron las bajas repentinas. Por cada una, apareció una nota suplicando perdón.
  12. Cuando aceptó su perdón, ya se le había disparado el Kaláshnikov.
  13. Antes de oficiar la ceremonia, le confesó al novio que había tenido una aventura con la que iba a ser su esposa y le pidió que la perdonase.
  14. Sobrevoló la ciudad sin bombardearla. De regreso al hangar, se negó a pedir disculpas. Por una vez, no tenía nada de que arrepentirse.
  15. Tras el primer sorbo se sintió indispuesto. Observó que tenía la copa preparada para su víctima: Un error que no le dio tiempo a perdonarse.
  16. Pidió perdón a cada uno de sus votantes por haber incumplido el programa, pero no dimitió.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Cuenta 140 ("triángulos")

En la semana dedicada a "los triángulos", el siguiente microrrelato resultó finalista del Cuenta 140 de El Cultural de El Mundo:

Primero observó que sus pisadas pasaban a ser triangulares. Luego, sus brazos transmutaron en alas y echó a volar.

Mi agradecimiento a Juan Aparicio Belmonte y mi enhorabuena al ganador:  Max van der Chasquen.

Otras propuestas presentadas sin éxito fueron:
  1. Cambió su percepción del mundo cuando vio cómo se transformaba aquella señal circular de “stop” en una triangular de “ceda el paso”.
  2. Los trillizos configuraban un triángulo equilátero. Cuando todos se enamoraron de la misma chica transmutó en cuadrilátero.
  3. Hacía tiempo que nadie lograba  enamorarse. Decían que era porque la punta de las flechas que lanzaba Cupido ya no eran triangulares.
  4. Siendo tan  cuadrada sorprende que me haya hecho cambiar tres veces de árbol de Navidad por no tener una forma  suficientemente triangular.
  5. Aquellos ángulos obtusos, a pesar de coincidir en todo, nunca formarían un triángulo, pero sí un rombo que los demás verían doble.
  6. Anduvo de tejado en tejado escudriñando el cielo en busca de su luna perdida. Cuando se dio por vencido maulló hasta que el sol fue testigo.
  7. Todas las flechas de su vida señalaron la dirección equivocada. Cuando apareció una que no, no la eligió.
  8. Se auto denominaba "Triángulo de las Bermudas". En cuanto entraba en casa, los amantes con los yacía su mujer desaparecían
  9. Aquel extraño triángulo que se formó entre Marte, Júpiter y Saturno le hizo perder los anillos a este último.
  10. Fallaba la geometría. Si se alimentaba a base de porciones triangulares de tartas, empanadas y quiches: ¿por qué se puso redonda?
  11. Era el único que veía su sombra con forma triangular. Los demás sólo percibían cómo les clavaba sus vértices.
  12. El “cara a cara” se convirtió en un triangular cuando uno de los candidatos sugirió bajar los sueldos de los moderadores de debates.
  13. Su paso por el mundo se resumía con un tríptico donde “nació” y “murió” eran más extensos que “vivió”.
  14. Tuvo que abrir una ventana en el faldón de su tejado. Trataba de que llegara luz a una casa donde la convivencia resultaba insoportable.

lunes, 14 de diciembre de 2015

II Concurso de Microrrelatos “CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO” de San Javier (Murcia)


El disfraz
Cuando mamá me ha preguntado si para Halloween prefería disfrazarme de fantasma, de vampiro, de zombi o de demonio, me he encogido de hombros y he mirado al suelo. La seño nos ha explicado que para superar nuestros temores debemos vestirnos del monstruo que nos causa más miedo y, en realidad, ninguno de esos me da. Aún no sé cómo decirle a mamá que lo que yo me pondría es una corbata y una camisa de papá.



El anterior microrrelato quedó en 2º lugar en el II Concurso de Microrrelatos “CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO” de San Javier (Murcia). El primer premio fue para Irene Gómez Catalán y el 3º para Eva Castro Outeiriño. Enhorabuena a ambas y por supuesto, muchísimas gracias al Ayuntamiento de San Javier. Iniciativas como ésta son fundamentales para acabar con esta lacra de nuestra sociedad. 

Podéis ampliar la noticia y leer todos los micros presentados a concurso haciendo clic sobre los siguientes enlaces: 

Cuenta 140 (La ideología)


En la semana dedicada a "la ideología", estos tres microrrelatos resultaron finalistas del Cuenta 140, concurso que modera y dirige el escritor Juan Aparicio Belmonte:
  1. Le dijeron que para convencer a los demás debía creer en sí mismo. Nunca lo hizo; aun así, llegó a presidir su país.
  2. El padre le inculcó al hijo que luchara por sus sueños. Gracias a ello compartirían frustraciones.
  3. Los maridos, sentados en el sofá, buscaban fórmulas para lograr la igualdad hombre-mujer mientras sus esposas fregaban los platos.
Otros micros que presenté, sin ninguna suerte, fueron:
  1. El genio de la lámpara hizo realidad su primer deseo. El segundo, también. El tercero se negó a cumplirlo por ser contrario a sus ideales. 
  2. En cuanto le enseñé el maletín repleto de billetes admitió, punto por punto, que era necesario realizar cambios en su decálogo ético.
  3. Ganó con claridad aplastante. Por unanimidad, eligieron como delegado de clase al alumno que puso más chinchetas en la silla del profesor.
  4. No era de izquierdas ni de derechas. Ni siquiera de centro. Era del Atleti.
  5. El hijo pensaba como el padre. El padre como el abuelo. El abuelo estaba muerto.
  6. El cambio climático les afectaba sobremanera. Decidieron quemar el último bosque para ampliar su empresa de aire acondicionado.
  7. El candidato anarquista ganó las elecciones generales por mayoría absoluta. Fiel al programa de su partido, decidió no formar gobierno.
  8. Pruebas evidentes corroboraban su incapacidad para mandar. El Consejo le sugirió que dimitiese. Y lo hizo, tras suprimir el Consejo.
  9. Cuando tuvo poder, nunca aceptó un soborno. Ahora pasa las noches en un cajero pero consigue dormir.
  10. Sobre un pañuelo firmó no renunciar, jamás, a sus ideales. Dos horas más tarde, resfriado, se sonaba con él.
  11. El ganador sabía que el premio estaba amañado. Esperó al acto de entrega para denunciar al jurado: Era un apasionado de la ciencia ficción.
  12. En cuanto fue investido presidente de su país hizo realidad la leyenda de ser un tipo políticamente incorrecto.
  13. El candidato contó con el apoyo más elevado que se había visto en democracia. Los únicos que no lo votaron fueron aquellos que lo conocían.
  14. Convencido de la necesidad de un pacto, no le supuso ningún trauma renunciar a sus creencias políticas para ser Ministro.
  15. El niño lloró amargamente cuando su padre volvió a ganar las elecciones: Cuatro años más sin jugar con él.
  16. Pensaba igual que su padre, aunque no sabía ni quién era. Cuando por casualidad lo conoció, cambió de ideas.
  17. La ideología del partido se basaba en el egoísmo. Cuando instauraron el sistema de listas abiertas, los militantes se votaron a sí mismos.
  18. Apasionado de la filosofía, desde Platón a Nietzsche pasando por Hobbes y Kant, supo que acabaría de tertuliano en un programa del corazón.
  19. Un Post-it en blanco, pegado a la nevera, reflejaba sus ideas en común.
  20. Los extraterrestres eran más avanzados e inteligentes que nosotros y jamás pretendieron imponer sus ideas. No dudamos en echarlos.
  21. El hijo mayor era cura, el mediano imam y el pequeño rabino. Tenía claro que habían salido así porque su padre era ateo.
El vencedor de esta semana ha sido Isidro Carbonell con el microrrelato:
"Escuchaba a unos y otros y todos los argumentos le parecían convincentes. No le tomaban muy en serio pero le invitaban a todas las fiestas"

¡Enhorabuena Isidro!

Wonderland de Ràdio 4 (12 de diciembre)


El pasado sábado, el microrrelato titulado "Jura de bandera" fue finalista del concurso semanal del Wonderland, programa de radio que dirige Rosa Gil en Ràdio 4 (RNE).
Ganó Sergi Cambrills y pude compartir podio con Ángel Saiz, Rafa Olivares, Joaquim Bohigas y Nicolás Jarque. Todo un lujo verme acompañado por estos maestros.
El microrrelato, por si os apetece leerlo, es el siguiente:


Jura de Bandera
La prensa nacional e internacional está pendiente de él -y resulta comprensible-. Es el hijo de un conocido líder independentista y se ha enrolado en el ejército que su padre denomina imperialista. Nadie sabe por qué, ni cuál es su verdadera motivación, pero ahí sigue...
Con aplomo, se estrena besando la bandera oficial de su país. Continúa con la “estelada” de su comunidad que su madre, rompiendo el protocolo, le ofrece enardecida. Él, como siempre, parece jugar a la ambigüedad. O quizás sólo piensa en el beso que le dio ayer a aquella chica que conoció en tierra de nadie.

Os dejo el enlace para que leáis el relato ganador y los otros finalistas: http://blog.rtve.es/wonderland/

domingo, 13 de diciembre de 2015

III Concurso Nacional "Tono Escobedo"


Chef Point
A pesar de tener un restaurante reconocido y admirado por público y críticos culinarios, mi vida era  un bar de carretera abandonado y a punto  de cerrar: Había perdido la receta de la felicidad. Para dar con ella, visité cinco gabinetes psicológicos.  Los expertos me aconsejaron que empezara por quererme a mí mismo y me facilitaron listados con libros de autoayuda para leer. Pero la ingesta de opiniones y textos resultó, a todas luces, insuficiente. Apenas conseguí mejorar. Me faltaba un ingrediente que transformara mis días en un plato que deseara comer. Lo que desconocía es que ese ingrediente se encontraba  ya a mi lado. “Papá, qué bien que hoy no trabajas y puedes jugar conmigo…", comentó mi hija el pasado sábado, cuando un fuerte resfriado me obligó a quedarme en casa.  Yo, acostumbrado a enfriar mis sentimientos con nitrógeno líquido, sucumbí al deshielo, la abracé con fuerza y lloré.
Después de aquello, intento dar con los tiempos óptimos de cocción para cada momento, priorizando siempre los afectos.


El anterior microrrelato resultó ganador de la categoría "Diligencia" del III Concurso Nacional "Tono Escobedo" sobre las 7 virtudes de la Humanidad. Felicidades a los demás ganadores y mi agradecimiento al jurado de "defotoLibros".
Podéis ampliar información pulsando sobre el siguiente enlace: 

III Certamen de Microrrelatos 'MicroRock'


Reencuentro
Jaime, alias “Jimi Hendrix”, es el mejor guitarrista que he conocido. Me encantaban sus riffs… Su capacidad de improvisación era admirable…  Sin embargo, siempre fue telonero de nuestro grupo en todas las verbenas del pueblo. Quizás porque versionábamos canciones de Los Brincos; quizás porque mi padre era el concejal de festejos.
Ahora, casualidades de un destino antojadizo, tras cuarenta años sin vernos, Jaime y yo hemos vuelto a encontrarnos en un asilo de la capital.  Los dos hemos traído nuestras Fenders, pero no nos dejan poner alto el volumen del amplificador, así que nos colocamos unos cascos. Con ellos, nuestros atrofiados tímpanos vibran algo. El problema es que la artrosis nos impide alcanzar, siquiera, una trigésima parte de la velocidad de punteo de antaño. No obstante, debemos reconocer que hoy tenemos lo que no conseguimos cuando fuimos jóvenes: Un club de fans (todas mujeres). Volaron aquellos días de drogas (únicamente alcohol), sexo (poco, menos en el local de Lucy) y rock and roll (Jaime más que yo). También de rivalidad.  Lástima que sólo nos queden fuerzas para reunirnos, alrededor de la mesa camilla, nuestras incondicionales y nosotros dos para ver “La Voz”. Aunque Jaime no se quite los cascos.

El anterior microrrelato pasó el primer corte y fue uno de los 39 seleccionados para que el jurado los valorase. De esos 39 salieron los 3 ganadores y 15 finalistas (ahí ya no llegué).
Desde el siguiente enlace podéis leerlos todos: http://microrrelatos.webcindario.com/noticias019.html
La ganadora de este certamen fue la aragonesa Ainhoa Ollero Naval con el microrrelato titulado "La vocación de Anselmo Loser. ¡Enhorabuena Ainhoa!
Pulsad sobre http://microrrelatos.webcindario.com/noticias021.html si deseáis ampliar la noticia y leer los micros ganadores y finalistas.

Cadena Ser de Castellón (20-11-2015)


Soledad en binario
Él ha wasapeado con los amigos. Ella ha subido fotos al Facebook. Cada uno a lo suyo, sin soltar palabra. Ni siquiera el “anda y no digas tonterías” de costumbre. Cuando han dado las doce, han dejado sus móviles sobre sus mesillas de noche, han apagado las luces y se han dado la vuelta, cada uno para un lado. Imbuidos en la distancia entre sus espaldas enfrentadas, han pensado cuánto les gustaría compartir colchón; pero ninguno se atreve a dar el paso. 


Microrrelato ganador del concurso semanal de la Cadena Ser de Castellón. La frase que debía incluir era "no digas tonterías".
Podéis escucharlo en el siguiente audio: 


IV Concurso de Terror ArtGerust. Homenaje a Edgar Allan Poe (noviembre de 2015)


Reflejos
Ayer, recibí una llamada de  un desconocido con voz rota, de invierno. Insistía en que quedáramos, que debía conocerlo. Le pregunté cómo había dado con mi número. Me contestó que se lo di yo.  No lo recuerdo. (Mis días se extinguen con jirones de noche). Le colgué. Volvió a llamarme. Me amenazó con matarme. Asustado, apagué el móvil. Luego, busqué un rincón de mi cama en donde acurrucarme. Caí rendido. Desperté de madrugada. Notaba una presencia. No estaba solo y yo nunca quise compartir oxígeno. Me desprendí de las sábanas, encendí la luz. Miré hacia el espejo y lo vi.  “Aquí estoy…”, susurró entre murmullos de puertas que se cierran. Asustado, corrí hacia la cocina. Empuñé un cuchillo.  Regresé a mi habitación. Seguía allí...  De una tajada, le rajé la yugular.

Esta mañana, la policía ha encontrado mi cuerpo tendido sobre una alfombra llena de la sangre brotada de mi cuello.

“Suicidio”, han dictaminado. No hay nadie conmigo. 


(Microrrelato seleccionado para su publicación en el libro que se editará por este concurso).
Más información enhttp://www.artgerust.com/blog/150-finalistas-concurso-artgerust-homenaje-poe

Purorrelato. III Concurso de microrrelatos de Casa África (julio de 2015)

Un viaje de más de catorce kilómetros
Cuando caímos al agua y aquella fatídica ola arrancó a Najma de mis brazos, el estrecho se fue ensanchando hasta transformarse en un vacío infinito que engulló mi instinto de supervivencia.


Este microrrelato fue seleccionado para su publicación en el libro que se editará con motivo de este concurso. El ganador fue el marfileño Douao Medard Bouazi. ¡Enhorabuena!
Podéis leer los micros ganadores desde el siguiente enlace:

Cuenta 140 (semana dedicada a "la angustia")



Se declaró inocente. Lo absolvieron. Jamás pudo volver a conciliar el sueño.

Este microrrelato resultó ganador del concurso semanal del Cuenta 140 de la revista El Cultural de El Mundo, en cuya edición impresa apareció publicado el viernes 6 de noviembre.
Vaya mi agradecimiento para Juan Aparicio Belmonte, juez de este concurso y para El Cultural.


Otro micro que resultó finalista fue:

Se agobió mucho al descubrir que el hombre que le enviaba flores a diario era su marido, al que había asesinado hacía cinco años.

Los que aparecen a continuación, también los envié a concurso:
  1. Nada más nacer, sufrió un ataque de pánico. Asustado, volvió al útero de su madre, pero ya le habían cortado el cordón umbilical. 
  2. Disfrutó tanto escribiendo esa novela que sentía pavor por llegar al punto final.
  3. Primero dejó de percibir el azul. Luego el rojo. Después el amarillo. Así, hasta que acabo viendo en blanco y negro y aullando como un perro.
  4. Transmitía muy bien sus sentimientos. Tanto, que a los pocos segundos de pronunciar: “Sí, quiero”, el cura cayó al suelo desplomado.
  5. En cuanto encendió el ordenador, le sobrevino un sudor frío.  Su vida era como un sistema operativo con actualizaciones automáticas.
  6. Una gota de sudor resbalaba por su fruncida frente mientras exclamaba con voz temblorosa: “¡No vuelva a rebatirme en clase, Señor Einstein!”
  7. Tenía que crear el mundo en seis días. En el séptimo, tras un placentero sueño, despertó pensando que había hecho algo mal con las prisas.
  8. Ni siquiera cuando se tiró de un décimo piso soltó el móvil. Justo antes de estrellarse contra el suelo, se le cayó e intentó cogerlo.
  9. La víspera de Reyes no podía dormir. ¿Y si en lugar de Melchor, Gaspar y Baltasar aparecía, otra vez, el tipo de la Nochebuena?



I Certamen de Relato corto y poesía (Red de Bibliobuses de Guadalajara)


Mississipi, 1960
En silencio,
sin mí,
retornabas a la luz,
mientras yo,
dilapidado por sombras salvajes,
moría incendiado,
solo,
recordando el fuego apagado
con las cenizas de mis sueños.
El ruido me había sepultado
bajo montañas de inmundicia.
No escuchaba más que gritos podridos,
alejados de susurros resucitadores.
Lleno de mugre,
retrocedía hacía mi infancia marchita
cuando me sorprendió una lluvia tibia,
suave
[purificadora]
para limpiarme del odio cincelado
por bufones de la triple k.
Aliados con el aguacero,
truenos, relámpagos y viento
lanzaban piedras de agua
contra los murmullos abyectos
de esas hienas sin vida propia.
Yo,
desnudo,
volvía a nacer
sobre la tierra fértil
labrada por la metamorfosis tatuada
con caricias de lirios fúlgidos.
Tú,
huésped eterna del amanecer,
que con sus rayos iluminaba mis suspiros,
regresabas para quedarte
[conmigo]
hasta el último crepúsculo.
Blanco y negra.
Negra y blanco.
Arcoíris de amor no fungible,
sin prejuicios,
sin fronteras,
en Mississippi, 1960.

Este poema recibió el 2º premio del I Certamen de Relato corto y poesía "Red Bibliobuses de Guadalajara" y fue publicado en un libro que recoge todos los relatos y poemas premiados, tanto en categoría infantil como adulta.

III Concurso de Microrrelatos ELACT “Lola Fernández Moreno” (abril de 2015)


El siguiente microrrelato, titulado "Cuestionario de evaluación inicial", fue uno de los 25 finalistas de este concurso cuyo tema era "terror en Cartagena".
A continuación, podéis leerlo:

La respuesta a todas las preguntas: “AYUDA”, escrito en mayúsculas para enfatizar su desaliento. La cuarta hoja arrancada, pero lo peor venía al final de la tercera: “ESTA TARDE ME VOY A SUICIDAR”.  En cuanto lo leí, un escalofrío recorrió mi cuerpo.  Tras veinte años de experiencia como profesor en el  I.E.S. "CARTHAGO SPARTARIA", nunca me había ocurrido algo así. El primer día del curso, pasaba a mis alumnos un cuestionario de evaluación inicial, totalmente anónimo, con la simple intención de ver el nivel de partida. Me gustaba hacer hincapié en que contestasen con sinceridad, sin presión,  y paradójicamente, ya en casa, el  que se sentía algo más que presionado era yo. Desesperado,  me puse a buscar el número de cada alumno para telefonearlos, con la excusa de presentarme a sus padres.  Después de realizar la tercera llamada,  sonó el timbre. En cuanto abrí la puerta, sin darme tiempo a reaccionar, el chico rubio que se sentaba en la primera fila rajó mi yugular de una tajada. Mientras me desangraba, sacó de su bolsillo la cuarta hoja del cuestionario y me la tiró a la cara. En ella, justo antes de morir, pude leer: “mejor prefiero asesinarte”. 

Wonderland de Ràdio 4 de RNE


Los siguientes microrrelatos resultaron finalistas del Wonderland de RNE, programa de radio presentado y dirigido por  Rosa Gil:


(24-02-2015)
Divergentes
Todo comenzó a los diez minutos de que el secretario general comenzase a hilar su discurso. Primero se puso en pie el señor con perilla de la tercera fila. Le siguieron la chica pelirroja de la quinta y el joven con traje de la sexta. Todos, con una firmeza inconmovible, sin hacer el más mínimo ademán que perturbase su gesto desafiante. Mientras, el resto de los asistentes, imbuidos en una macro partida del “Quién es Quién”, observaban atónitos la sorprendente situación. En una reunión de simpatizantes del partido TNTL (Traga: No Te Levantes) resultaba inconcebible que surgieran esas voces discordantes.

(28-03-2015)
La última partida
A veces, tenía la sensación de que había pasado mucho tiempo; quién sabe si demasiado. Entonces, miraba el reloj y comprendía que no llevaba nada aquí…  Por eso, me negaba a hacerte caso, a pesar de que te avalasen los médicos. —No insistas —te decía,  a la par que bajaba los brazos. Ya no me quedaban picas, tréboles ni diamantes; sólo corazones de una baraja rota por taquicardias y arritmias.  Y aunque intenté quedarme tendido sobre el tapete, no pude evitar que otros jugadores cayeran conmigo.  Ganabas tú la última mano, la más feroz, huraña y adusta; no tuve remedio.

(30-04-2015)
Cosmo-similitudes
Electrones, protones y neutrones formaron parte de su niñez cuántica. Conforme fue creciendo, aumentaron, exponencialmente, los tamaños de sus objetos de estudio, dedicando cada vez más tiempo a astros y galaxias divisadas desde su telescopio. De igual forma, tan curiosa como chocante, sentía pasión por los programas del corazón, pero sólo por aquellos  que despotricaban a mansalva. Con la boca abierta, observaba cómo colaboradores satélites del presentador estrella, lanzaban meteoros  a sus invitados cometas: personajes convencidos de que la Vía Láctea era un raíl lleno de leche. Viéndolos, recorría el  Universo abocado a un agujero negro.  Su último grito: “¡Sálvame!”.

(17-05-2015)
Rayado
Padecía un extraño síndrome que le impedía leer renglones. Para comprender un texto, las palabras debían aparecer desperdigadas por las hojas, desordenadas aleatoriamente, nunca distribuidas en filas ni en columnas.  Para construir los enunciados correctos, su cerebro hacía el resto,  recomponiendo aquel caos sintáctico mediante frases perfectamente estructuradas. Sin embargo, su velocidad de lectura no se resentía, resultando ágil y expeditiva. Pero sus familiares y amigos achacaban a ese síndrome la culpabilidad de no haber sido capaz de interpretar ninguno de los mensajes subliminales que su esposa le lanzó antes de abandonarlo. Si no sabía leer líneas, tampoco entre ellas

(22-05-2015)
Mejor con filosofía
Ya no podíamos contar con él para nada. De la noche a la mañana se convirtió en una persona esquiva, solitaria y arisca. Todo el día encerrado en su cuarto, sin salir únicamente para comer e ir al baño.  “Sospechamos que pasas por un mal momento. Debes tener claro que nosotros estamos para apoyarte”, le decíamos. “¡Estoy bien, dejadme en paz! ¡Sois unos pesados!”, nos gritaba. Pensábamos que sufría acoso en el Instituto. Muy preocupados, solicitamos una entrevista con el director. Sabíamos que papá, antes de la nueva ley de educación, cuando enseñaba Platón, Hobbes y Kant,  no era así.

(12-09-2015)
Pulsaciones vacías
Mamá tiene un enorme agujero en la aurícula derecha que roza el ventrículo —impresiona verlo en una ecocardiografía—.  Los médicos lo califican como “Síndrome de los latidos huecos”. Lo consideran una extraña anomalía pero, increíblemente, no supone un deterioro en su salud. La abuela dice que todo es culpa de papá, con sus repetidas escapadas sin dar señas de vida. Quizás lleve razón, pero lo que me quita el sueño (hasta desvelarme) es que por ese orificio se esfuma el amor que su corazón genera. No puede retenerlo y a mi hermana y a mí nos hace tanta falta...

(21-11-2015)
Lo importante de una historia
Sus héroes no eran valerosos (les sobraba denuedo). Sus villanos no eran malvados, sino inicuos. Siempre empleaba términos considerados cultos para narrar sus ficciones. Lectores asombrados por su ubérrima riqueza lingüística lo consideraban un ídolo -yo era uno de esos fervientes adeptos-.  Debo reconocer que me embelesaba su capacidad para resucitar palabras poco utilizadas en un ambiente distendido. Aunque mi dependencia del diccionario de la RAE me tenía extenuado. Ahora, relajado, cuando leo una historia la valoro en función de lo que me farfulle y, sobre todo, en función de lo que me enardezca. O mejor: me diga y emocione.

Radio Castellón (Cadena Ser)


Los siguientes microrrelatos resultaron ganadores del concurso semanal que organiza La Cadena Ser de Castellón:

(6 de febrero de 2015)
MISISIPI, 1960 
Sentado en el hall del hotel, esperaba a que diera comienzo el congreso sobre nuevas metodologías en la enseñanza de las matemáticas. Andaba, aún, un poco despistado por el viaje, cuando lo vi salir de aquella sala. Estupefacto, pude observar que celebraban una reunión de simpatizantes del ku klux klan.
-¿Pero qué hacías ahí? -dije malhumorado. 
-Matemáticas aplicadas. Estudiaba los catetos: sus miedos y odios a todo aquello que se salga de su círculo, o más bien de su triángulo.


(10 de abril de 2015)

UN PLAN CINÉFILO
Hace más de un año que no canta en la ducha, en especial, desde que se compró el termo eléctrico. Ahora, en cuanto abre el grifo, prefiere pensar en la famosa escena de Psicosis e imaginar que Norman Bates es un alto ejecutivo de su compañía eléctrica. Así, gracias a Hitchcock, ha conseguido un milagro: ahorrar en las facturas de luz y agua. De todas formas, sigue echando de menos un acuerdo con el gobierno para rebajar, de una vez, las tarifas; y volver a ducharse tranquila. 

(3 de julio de 2015)
EL DESPISTE
Había fallecido un maniático enfermizo de la puntualidad. Una cláusula en su testamento estipulaba que los bienes heredados por algún beneficiario que no llegase a tiempo a su lectura, se repartirían entre el resto de asistentes. Su abogado, en connivencia con los demás hijos, tendió una trampa a la primogénita, que se encontraba en Reikiavik: La citó dos horas más tarde. Ésta, sin embargo, llegó puntual. En Islandia eran dos horas menos que en España y no había actualizado su reloj.

sábado, 12 de diciembre de 2015

Fallo del VI Certamen de microrrelatos “ARVIKIS-DRAGONFLY”




Concursos de microrrelatos de la San Silvestre Salmantina


Más que 42 kilómetros
Acabo de emprender el viaje más esperado, el que brota de los sueños florecidos por los recuerdos de mi infancia.
Circulo por arroyos y ríos de asfalto hacia la meta anhelada, imaginada día a día (eternamente) desde la cama de aquel hospital ya cicatrizado. El aliento acompasado de mi esfuerzo se ha aliado con mi sangre para repartir oxígeno a los poros renacidos de mi alma, que fluye como el agua.
Soñé tanto este momento, acurrucado por la lluvia y por el viento, que le hice al sol el juramento de vencer al cielo nublado.
Surqué desiertos, tintineando con el cascabel de las serpientes. Derroté tormentas acostado bajo un manto de rayos. Y gracias al agua fresca de tu fuente, a tu primavera de mayo, a tu brisa de poniente, estoy aquí ahora, avanzando con zancas voladoras, hacia la cima de los supervivientes.

Este microrrelato fue seleccionado en el II concurso de Micorrelatos de la San Silvestre Salmantina y publicado en la revista de esta carrera.
http://eldigitaldesalamanca.com/la-ganadora-del-concurso-de-micorrelatos-de-la-san-silvestre-salmantina-y-dona-el-premio-para-los


V Edición del concurso literario “Historias de una Botella” (noviembre de 2014)


Música
Mi padre adoraba la noche de los viernes, en especial ese momento en el que tomaba conciencia de que al día siguiente era sábado y no tenía que madrugar, ni mucho menos trabajar.  Mientras nos preparaba la cena, se servía una copa de vino para celebrar el comienzo del fin de semana.  Lo recuerdo como si fuese ayer, con los ojos cerrados, saboreando el tinto, durante unos intensos segundos, hasta que lo ingería y manifestaba la placidez de la felicidad con el aliento que precedía a su sonrisa.  Inmediatamente después, proclamaba su sorpresa y asombro, afirmando que las notas de las contraetiquetas de las botellas nunca reflejaban toda la información que podían transmitir las catas: “Vista…, nariz…, boca… ¡Acabo de escuchar la novena de Beethoven…! ¿Dónde está el oído?” Lo recuerdo como si lo estuviera diciendo ahora mismo.  Está claro que llevaba razón.  Es viernes y preparo la cena para mi familia con un Cabernet-Merlot como ayudante.  De fondo, el Adagietto de la quinta de Mahler.


Este microrrelato quedó en 2º lugar en este concurso convocado por Vináliti.

III Certamen de Poesía de Zafarraya (septiembre de 2014)


Generosidad
Los pájaros salen de la caverna
libres,
expeditos,
desdeñando las sombras
clavadas en sus alas.
Huyen de la ablación del viento
que ha abjurado de su cielo,
volando hacia la luz
que indaga en su reflejo.
Se nutren del fulgor de la luna
en remolinos de hojarasca,
de designios desnudos
sobre la piel del agua.
Han vencido a la noche
adoctrinada por terremotos
servidos en azafates de oro,
destronando a la lóbrega mácula
que entizna las paredes del alma.
Han abortado afrentas
embarazadas de ignominias bélicas,
rompiendo las cadenas plantadas
sobre la geografía de un mar de seda.
Poco a poco,
con la oscilación pausada de su aleteo,
siembran el céfiro
que oxigena los campos de amapolas,
ahogando las mentiras
con realidades
que un día fueron utópicas.
Y con la reverberación inflada
de los rayos de sol sobre el viento
transforman la codicia
en granos de fecunda magnificencia.

Este poema resultó ganador del tercer premio de este certamen.

Finalista del concurso de poesía "Nuevas voces para la paz" (Septiembre de 2014)



XII Concurso de Poesía Eduardo Carranza (julio de 2014)


Sólo personas
He escalado el Everest entre cactus de hierro.
He nadado entre tiburones esculpidos en cuarzo
y vencido a cíclopes huyendo de mi encierro.
Encierro que me quitó hasta la última moneda,
que me catapultó hasta el muro de un semáforo
donde murió el hombrecillo verde ahogado en la humareda.
Y herí mis alas
cruzando la opacidad del túnel sometido a fuego.
Y perdí  mis cartas
aplastado por la sombra desechada por este juego.
Pero hallé la brisa tras el viento que deja ciego.
Brisa que encendió la luz resucitada de mi esperanza
y rompió sucias paredes de cristal con bienaventuranzas.
Porque te encontré cuando menos lo esperaba,
cuando mi cuerpo y mi alma se cansaban
de perseguir  la estela eterna
de quiméricas lucernas.
Y uniendo nuestras manos,
abrazados por el sol que abrigaba las huellas de nuestro camino,
sentimos y aprendimos
que tú no eres más ni yo soy menos,
que no somos colores,
ni religiones,
ni naciones,
sino sólo personas.

Este poema fue Mención de Honor en el XII Concurso de Poesía Eduardo Carranza.
http://www.sopo-cundinamarca.gov.co/apc-aa/view.php3?vid=1090&cmd%5B1090%5D=x-1090-1825842

IX Certamen de Poesía Blanca de Los Ríos (mayo de 2014)


LUCHA
No esperes a que caiga la tarde
ni a que la lluvia torrencial descanse.
No esperes a la brisa de la mañana
ni a que la noche esconda su guadaña.
Detente en ti por un instante.
Busca el aroma que vence al vaho exterminador.
Camina por el istmo que está libre de asteroides.
Escucha el canto cálido del  ruiseñor  
que blinda un refugio  que se expande.
Porque  ni el silencio puede callar
el sonido de un manantial que fluye
hacia una luz nada artificial,
hacia una luz que nunca huye.
Porque vencerás  la fuerza de las olas.
Porque nada ni nadie es tu dueño.
Porque tú no estás ni estarás sola.
Porque eres la creadora de tus sueños.

Este poema resultó ganador del premio especial contra la violencia de género del IX Certamen de Poesía Blanca de Los Ríos.
Tuve la suerte de compartir podio con los escritores: José Quesada Moreno (1º en la categoría general) y José Alfonso Barragán Rincón (2º en la categoría general). Además, pude conocer la gran labor que la asociación de mujeres AMAM desarrolla, de forma altruista, por Montequinto (Dos Hermanas).
Si os pica la curiosidad, podéis leer más información y ver fotos de la entrega de premios desde este enlace: http://www.vivirenmontequinto.com/ix-certamen-de-poesia-blanca-de-los-rios/