Etiquetas...

viernes, 25 de marzo de 2016

Cuenta 140 Poesía ("Pasión")



Tiemblan muros de aguanieve
tras el visillo que oculta soles
de constelaciones flamígeras.

El anterior poema es finalista del Cuenta 140 de esta semana. El tema es "la pasión".
Mi agradecimiento a Joaquín Pérez Azaústre y a El Cultural.

Otros poemas que envié fueron:

La voz de un tango sostiene cuerpos
dibujados en noches rutiladas
bajo estrellas de reflejos rítmicos.
  
En tus labios de enigmas geométricos
bailan dádivas de caricias acordadas.
Muero en suspiros declamados por tus muslos.

En la noche quebrada por el relámpago
soledad de metal entre lluvia de silencio.
El último clavo es un trueno del alma.

Firmamentos tatuados sobre el céfiro
descifran  lunas dormitantes
suspiradas por pirómanos.

En la metamorfosis relumbrada de la noche
rejuvenecen los soñadores de horizontes
sobre amaneceres nómadas.

En la frontera de un beso
un corazón de tiempo
se desnuda en agujas de luz.

Arden nubes de amor fallido
entre el crepitar de látigos de leña.
El cielo llueve ceniza de ángeles.

El dolor atraviesa laberintos de materia gris.
Al ritmo de marchas procesionales y saetas
cae hacia la aurícula izquierda de un quejido.

El miedo muere en la comisura de unos labios
tatuados de brisa suspirada
por la inocencia de un nuevo amanecer.

Naufrago en el cendal inerme
que cubre de orillas tu espalda.
Silbidos de fiebre se hacen isla.

En los colores aterciopelados del viento
mis dedos flotan, atemporales,
como espuma entre las olas de tu boca.

Desvalijada de pausas infinitas
emerges como una claraboya
abierta a techos efímeros.

En el bolsillo insondable del tiempo, una piel.
Las algas disuelven mares de ojos nublados.
Delfines prometidos hacia la isla nómada.

No desvalijes los sueños camuflados en caricias.
El alba silva figuras repartidas por cielos ígneos,
himnos de petirrojos tatuados en el aire.

I Concurso de Palabras Inventadas


Las siguientes "palabrejas" han resultado seleccionadas en el "I Concurso de Palabras Inventadas", organizado por el Taller de Escritores, junto a otras 131 entre 2319 recibidas.
  • Disimulato: Persona nacida de negro y blanca, o de blanco y negra, que no da a entender lo que siente.
  • Falacio: Persona que miente sin convicción.
Las otras tres que envié fueron:
  • Crioyo: Adulto egocéntrico que aún no ha madurado.
  • Guitarristra: Conjunto de cuerdas delgadas enlazadas unas tras otras.
  • Ordenadar: Aparato electrónico que por medio de programas informáticos vuelve a sus usuarios generosos.



Cuenta 140 Poesía ("Refugiados")


La semana pasada tuve la suerte de que un poema que escribí fue finalista del Cuenta 140.
El tema era "Los refugiados".
Agradezco a Joaquín Pérez Azaústre que brindase la oportunidad de escribir sobre estas personas, víctimas de una situación que no han causado y que el simple hecho de haber nacido en un lugar determinado -nadie elige dónde nace- les hace padecer. A ver si de una vez nuestros gobiernos ponen remedio a esta situación. Yo, como ciudadano, me veo en la obligación de así reclamarlo.

En la estación se desvisten los ojos de arena y piedra.
Vórtices de escarcha revolotean consternados
hacia la herencia disecada del azar.

Otros poemas que envié fueron los siguientes:

Un laberinto de voces frente al espejo
que torna a cristal esmerilado en subterfugios.
Al otro lado, un llanto de niña lo rompe.

Permutas nombres por números
en tu ultraje espacio-temporal
de sueños muertos.

Estrellas de infancia cósmica
sobre un cielo cargado de nostalgia.
Auroras boreales mueren en tus ojos.

La sal de tus mejillas
derrama polvo de huesos
sobre el esqueleto de nuestros corazones.

Un Ulises sirio, eritreo, kosovar, irakí,
afgano, kurdo, albanés, somalí...
no ha podido regresar a Ítaca.

Búhos dormidos en noches sin sueños
despiertan en los ojos cerrados
de árboles con ramas calcinadas.

De los pozos emanan disparos:
ecos de arritmias desprendidas
de la piel de voces descarnadas.

El invierno tiñe  colores vacíos
en oratorios de bruma y silencio
donde la úlcera de la historia asoma.

Los muslos de la memoria se abren
a violaciones de sueños amordazados
que paren nuestra vergüenza.

Cruzan de la mano de un recuerdo
caligrafiado en huracanes malditos.
Jaulas de rocas punzantes les esperan.

A la luz de cielos de góndolas
lloran la tierra invadida por miradas
donde Venecia se ahoga.
dsfgs

sábado, 5 de marzo de 2016

Wonderland de Ràdio 4 (5 de marzo)


Gritos
Gritar, gritar y gritar hasta que se me desencaje la mandíbula. Gritar con la mirada sostenida por mis manos almidonadas.  Un grito sordo, listo para que le pongáis sonido -imaginadlo-. El tiempo se ha detenido para transmutarme en voz de vuestras ansiedades, de vuestras frustraciones. Pero no dejéis de fijaros en la música de los colores que zigzaguean a mi espalda y a los que yo pierdo de vista. Ni en los dos tipos que me siguen, disfrutando del aire, de la luz, de su mutua compañía. El tiempo sí avanza para ellos. También para vosotros. Munch así lo quiso.


Este relato ha sido finalista del Wonderland de Ràdio 4 de hoy. Mi agradecimiento a Rosa Gil y a los profesores de L'Art D'Escriure. La ganadora fue Lola Sanabria y pude acompañar en el podio a Rosy Val, Sergi Cambrils, Rafael Olivares, Ángel Saiz y Luis San José. Mi más sincera enhorabuena para todos/as ellos/as.


Cuenta 140 Poesía ("El mirador")



Los árboles giran sus ramas
como relojes de aguja danzantes
suspendidos en un tiempo sin gravedad. 

El anterior poema es finalista del Cuenta 140 de El Cultural de El Mundo, concurso dirigido por Pérez Azaústre. El tema de esta semana es "El Mirador".

A continuación os dejo otros poemas con los que también he participado:

Una estrella. Sólo una estrella
derrama luces que dibujan mis facciones
en esta maldita estación espacial. 


Me vi pasar de largo, retroceder y volver a caer;
levantarme, bifurcar caminos
y llegar: llegar siempre al mismo sitio.
  

Risas, silbidos de tenedores y cucharas.

Melodías de miradas por encima del mantel.
Por debajo, murmullos de cuchillos rotos.


Me miran expectantes allí abajo.
Agarro el trapecio y me lanzo.
Siete balanceos, cuatro piruetas y vuelvo a la jaula.


En mi memoria controlo el tiempo
[lo rebobino, lo freno, lo detengo].
Luego, la vida lo acelera sin poder verlo pasar.


Punto medio: inaccesible, ideal, etéreo,
soñado en el centro entre nuestros extremos.
Quizás deba dejarme caer y tú volar para rescatarme.

 
Sobre las cenizas aún candentes
se yergue tu figura serpenteada
y me dejo morder.


Bandadas de espantapájaros
se esparcen por el cielo
para impedirnos volar.


¿Cambia la persona dependiendo del paisaje?
¿Cambia el paisaje dependiendo de la persona?
¿Quién se asoma a quién?


Aprendí a mirar navegando entre tus ojos;
a palpar, volando por tus labios;
a escuchar, resucitando en tus oídos.


Advertí un nuevo cielo
en el que había espacio suficiente
para que volaran nuestros sueños.


Una luz refulgente
desciende por las sinuosas escaleras.
Abajo, aguarda el dragón.

miércoles, 2 de marzo de 2016

Cadena Ser de Castellón (26 de febrero)


Reflejo de tu cara

Siempre que me planto frente a ti, me miras con la misma expresión melancólica. Sin decir una palabra, pareces reclamarme aquello que no te di y que aún no he conseguido adivinar qué era. Quizás tus sueños murieron acuciados por pinceladas que te dejaron con un leve soplo de vida.  Quizás las imperturbables líneas de tu boca reflejan la decepción por lo que soy... ¡Y pensar que esto podía haber tenido solución! ¿Por qué no te pintaría sonriendo?


El pasado viernes, 26 de febrero, este microrrelato ganó el concurso semanal de "Hoy por hoy" de Radio Castellón. Mi agradecimiento para Alberto Suárez (presentador de este programa) y para la librería Argot.


martes, 1 de marzo de 2016

Wonderland de Ràdio 4 (27 de febrero)



La brújula
¿Es usted feliz, Sr. Kershner? pregunta la joven que asoma la cabeza desde la última fila, simulando ser la marioneta inquisidora de un teatrillo para niños.
Marcus Kershner, sentado en una solitaria silla sobre la tarima, torna gris su mirada. Se levanta. Agranda su anónima sombra por encima de las frentes arrugadas del público. Vuelve la cabeza hacia un lado, hacia otro.  Mira atrás. Sólo él conoce lo que no  ha vivido. Lo que ansía vivir. Echa mano al bolsillo de su pechera. Agarra la maniatada brújula que extrañamente marca el sur y abandona la sala. Es tiempo de buscarse.

El relato que habéis podido leer con anterioridad fue finalista del Wonderland de Ràdio 4. Mi agradecimiento a Rosa Gil y a los profesores de L'Art D'Escriure. Ganó Rafael Heredero y finalistas también fueron: Mei Morán, Javier Palanca, Lola Sanabria, Patricia Collazo y Miguel Ángel Flores. Mi enhorabuena para todos/as ellos/as.