Etiquetas...

domingo, 17 de abril de 2016

Cuenta 140 Poesía ("Coche-cama")


El otoño rompe
la trayectoria del tiempo
en este tren sin hojas.


El anterior micropoema ha resultado finalista del Cuenta 140 en la semana dedicada al "coche-cama".

A continuación, puedes ver todos los que envié a dicho concurso:

Respiro la bala de un tren fallido
directa al corazón que late hacia atrás.
Huérfano en pasillos con noches vacías.

Sueños traslúcidos flotan 
en el vagón buscando
corazones ingrávidos.

Las paredes sueñan con la otredad reflejada
en pasillos de espejos prolongados. Avanzan
trenes condensados en suspiros de cristal.

En el aire se ensamblan las heridas
de camas que adquieren movimiento.
Muere el vértigo cauterizado en utopía.

Eres el beso que permanece en el vagón.
Saliva de luz que se resiste a atardecer
en las voces magnéticas de un sueño inmortal.

Nada sigue en la ventana. Ni siquiera la muerte.
Lo único invariable es el reflejo
de dos crisálidas que se abrazan.

En las aristas de la noche crecen
vértices de un silencio asesino.
Pirámides de hielo bajo mi espalda.

Labios de metal fundidos por una caricia destensada.
Reposan las cenizas de nuestros cuerpos derretidos.
Androides avanzando hacia Encélado.

Reverdece la tierra sembrada bajo tus ojos.
Simiente de ventanas sobre raíles de aire. 
La vida como luz que atraviesa tu litera.

http://www.elcultural.com/blogs_fecha/Cuenta_140/27/4/2016

Wonderland de Ràdio 4 (2 de abril)


Una nueva forma de expresión
Nada tuvo que ver ninguna inoportuna enfermedad -¿acaso alguna es oportuna?-. De golpe y porrazo se le olvidaron las palabras. Era incapaz de reconocer letras y, menos aún, de construir frases con ellas. Para comunicarse, recurrió a la invención de monosílabos de frecuencia constante. Sin pretenderlo, se convirtió en un líder de masas. Mujeres, niños y hombres comenzaron a seguirlo allá donde sus ondas cadenciosas llegaban. Seducidos por conjunciones condicionales, adjetivos posesivos, artículos determinados o estrellas luminosas que entremezclaba como cuerpos enamorados copulando, logró transmitirles lo que nunca pudo con su docta elocuencia de antaño. Si, mi, la, sol,…: música.

Este microrrelato resultó finalista del Wonderland de Ràdio 4, acompañando a los de Belén Saenz, Javier Ximens, Plácido Romero, Paloma Hidalgo y Juan Carlos Ferrer. La ganadora de esta semana fue Ana López. Mi enhorabuena para todos/as ellos/as y mi agradecimiento para Rosa Gil y los profesores de L'Art d'Escriure.

Dejo aquí el enlace para que podáis leer el restos de relatos... 
http://blog.rtve.es/wonderland/2016/04/criaturas-sociales-dana-lopez-primer-guanyador-dabril.html