Etiquetas...

domingo, 22 de enero de 2017

Wonderland (14-01-2017)


RECUERDO EN BUCLE
Repentinamente, la sangre esparcida por el suelo se adentra en la cabeza del fallecido, que se yergue como una barrera de acceso a un parking. A trescientos metros por segundo, la bala incrustada en su cerebro regresa al arma que el asesino aún mantiene levantada. El orificio de la frente de la víctima desaparece. Recobra la conciencia. Abre los ojos  y fija su mirada en ese índice anclado al gatillo. Suplica que no dispare otra vez. Insiste... Pero lo hago de nuevo: me resulta imposible huir de esta sucesión de imágenes que mi conciencia reproduce hacia atrás y hacia delante.

Este microrrelato fue finalista del Wonderland de Ràdio 4 de RNE. Vaya mi agradecimiento para Rosa Gil y los profesores de la Escola d'Escriptura de l'Ateneu Barcelonés, así como mi enhorabuena a Ernesto Ortega (ganador) y al resto de finalistas.
Dejo el enlace para que podáis leer todos los microrrelatos:

Cuenta 140 - "La lectura"


Al salir de la cárcel, le devolvieron sus pertenencias: un reloj digital, una billetera intacta y un libro, ahora subrayado.

El anterior microrrelato fue uno de los mencionados en el Cuenta 140 en la semana dedicada a la lectura. Vaya mi agradecimiento para Juan Aparicio Belmonte y El Cultural.
De los que podéis leer a continuación, el primero de ellos resultó finalista y los siguientes se corresponden con los otros que presenté.

  1. Cuando encontramos sus libros, descubrimos que el abuelo había hecho todos esos viajes sin levantarse del sofá.
  2. Falleció mientras leía aquel libro: al llegar a la última página, regresaba a la primera una y otra vez.
  3. Cuando descubrieron la obsesión del desaparecido, interrogaron a su autor predilecto, que reconoció haberlo visto por alguno de sus libros.
  4. Aunque estaba ansiosa por descubrir cómo terminaría, al llegar a la penúltima página encontró una nota de su marido y se detuvo.
  5. Nunca llegó a terminar el libro: en la penúltima página encontró una nota que vaticinaba la muerte del lector.
  6. Desde que leyó aquel libro, los protagonistas aguardan tras la puerta de su nueva habitación: blanca y acolchada.
  7. Desconocía que lo que leyese se haría realidad. Al terminar “El ladrón de cadáveres”, desapareció antes de que llegaran los de la funeraria.
  8. El protagonista solía desplazarse hacia la esquina inferior derecha de cada página, esperando a que ella lo acariciase con su índice.
  9. Cuando murió la bibliotecaria y llegó el otoño, el libro que nunca nadie pidió en préstamo fue quedándose, paulatinamente, sin hojas.
  10. Le costaba creer que Jorge Antonio Ezequiel Luis del Álamo García-Ruiz y Sánchez-Hinojosa sólo leyera microrrelatos.
  11. Tras hacerse con la nueva novela de ese autor, volvía a encontrar el final entre la página uno y la veinte.
  12. Cuando murió la bibliotecaria, el libro que nunca nadie pudo llevarse fue quedándose, paulatinamente, sin hojas.
  13. Independientemente de la página por la que abría su libro favorito, encontraba una puerta que nunca estaba cerrada.
  14. Al descubrir la obsesión del desaparecido, interrogaron a su autor predilecto, que reconoció haberlo visto inmerso en todos sus libros.
  15. Cuando encontramos sus libros, descubrimos que todo lo que nos contaba el abuelo lo había hecho sin levantarse del sofá.
  16. Ante las preguntas del fiscal, declaró que lo había asesinado porque estaba escrito en el libro que la víctima leía.
  17. Tras las primeras críticas, hizo lo posible para provocarse una amnesia y leer el libro como si no lo hubiera escrito él mismo.
  18. Sólo teníamos un baño. Papá leía en el váter y no se levantaba hasta que terminaba una historia. Y no le gustaban los microrrelatos.
  19. Aunque dudaba si seguir leyendo, se detuvo en la página 110, cuando llegó al presente de su propia biografía.
  20. Cuando las letras se adentraron en sus ojos, transmutaron en un filme donde él era el director.

Cuenta 140 - "Ciudades contaminadas"


Mientras volvían a contemplar las estrellas tras reducir la contaminación a valores imperceptibles, apareció la enorme bola de fuego.

Tampoco en la ciudad había oxígeno para todos.
Algunas madres dejaron de respirar.

Tras el cambio de gobierno, volvieron a circular todos los coches. Los indicadores del monóxido de carbono ahora marcaban valores normales.

El gobierno promovió la lucha contra la contaminación cuando un estudio demostró que el monóxido de carbono desarrollaba la inteligencia.

Tras entrar aire de la calle, el mago, encerrado en una urna llena de agua, consiguió mantenerse vivo durante más tiempo que el público.

Los anteriores microrrelatos resultaron finalistas del Cuenta 140 en la semana dedicada a las "ciudades contaminadas". Vaya mi agradecimiento para Juan Aparicio Belmonte y El Cultural.
A continuación, dejo los otros que presenté:

  1. El ruido de la calle traspasaba los cristales de sus ventanas, pero el silencio del interior de la casa era el que hacía daño a sus oídos.
  2. Se mudaron al campo huyendo de la ciudad. A él, a veces, le gusta aspirar el monóxido de carbono que desprende su tractor.
  3. Para disimular, se puso una peluca y salió a dar la rueda de prensa: “Tras probar el agua, puedo aseguraros que no está contaminada”.
  4. Prohibió medir los valores de monóxido de carbono en la ciudad. Su cuñado, presidente de una compañía farmacéutica, así se lo sugirió.
  5. Una vez legalizadas las drogas, los traficantes comenzaron a trapichear con el oxígeno.
  6. Al ver el color del cielo, el niño introdujo una mascarilla de oxígeno en el ataúd de su abuelo.
  7. Antes de abrir la puerta de la calle, tenían que desactivar la alarma de incendios.
  8. En el río que atravesaba la ciudad, los peces flotando habían sido reemplazados por personas.
  9. Cuando la ciudad se hizo inhabitable, se mudaron al campo. Cuando el campo se hizo inhabitable, se mudaron a la playa. Cuando la playa…
  10. Las enfermedades respiratorias aumentaban con la contaminación del aire. Aun así, el alcalde seguía negando que hubiera alguna relación.
  11. En el río que atravesaba la ciudad, ya no había peces flotando, sino personas.
  12. El ruido de la calle era ensordecedor, pero el silencio del interior de la casa era el que hacía daño a sus oídos.
  13. Cuando las sirenas advirtieron el aumento del monóxido de carbono, corrieron a refugiarse en el parque.
  14. Tras un par de meses en la ciudad, su sangre se volvió azulada. Su abogado le recomendó que solicitase un título nobiliario.
  15. Para suicidarse, puso el coche en marcha dentro del garaje y bajó las ventanillas. A las dos horas, desistió: estaba habituado al monóxido.
  16. Desde que la ciudad está tan contaminada, ya no se dan casos de racismo.
  17. Hace meses que el Real Madrid no puede lucir su primera equipación en el Bernabéu. 
  18. Una vez medidos los niveles de monóxido de carbono, la organización del XXIV Maratón decidió reconvertirlo en la I Carrera de la Milla.
  19. Salvó la vida gracias a la premura con la que lo llevaron a urgencias en un coche que ese día no tenía permiso para circular.
  20. Al ver, desde el retrovisor, que abandonaba el humo que cubría la ciudad, se sintió aliviado. Paró en el arcén y encendió un pitillo.
  21. Desde el gobierno, lucharon contra la contaminación cuando un estudio demostró que el monóxido de carbono desarrollaba la inteligencia.
  22. En su último número de escapismo, fue incapaz de huir del aire que entraba de la calle y regresar a la urna llena de agua.
  23. La azotea del rascacielos se convirtió en el lugar más visitado de la ciudad. El humo llegaba justo hasta el último piso.
  24. Tras lo sucedido en el pantano que abastecía a la ciudad, las pistolas de agua dejaron de ser inofensivas.

Cuenta 140 - "Disgustos de banqueros" (Diciembre de 2016)


En cuanto el mendigo entró en la oficina, lo invitaron, amablemente, a abandonarla. No vieron el décimo que portaba en la mano.

Este relato fue uno de los mencionados en la semana dedicada al "disgusto de los banqueros" del Cuenta 140. Vaya mi agradeciento para Juan Aparicio Belmonte y El Cultural.
Los siguientes, resultaron finalistas:


Iba con la pretensión de oponerse a vender preferentes. Cuando irrumpió en la oficina, encontró su mesa de trabajo ocupada. 

Hasta que vio su contenido, pensaba que era el único que conocía la combinación de la caja fuerte.

Aquí os dejo, también, los otros que presenté:

  1. Tras convertirse en directivo, hizo lo posible para que lo cesaran. Sabía que había indemnizaciones millonarias. Desconocía que en pesetas.
  2. Tras convertirse en directivo, hizo lo posible para que lo despidieran: sabía lo de las indemnizaciones millonarias.
  3. Esa mañana, le pareció que Antúnez saludaba con más efusividad a su vicepresidente.
  4. Invirtió todos sus ahorros en los fondos de inversión que le aconsejó su vicepresidente.
  5. Desde que lo nombraron Presidente del FMI, sus amigos y familiares han vuelto al trueque.
  6. Desde que lo nombraron presidente del banco, el precio de las vajillas ha caído a mínimos históricos.
  7. Ninguno de los empleados de la sucursal podía ir a la cena de empresa. En el restaurante al que fue con su esposa, se encontró con ellos.
  8. Por abrir una cuenta, regalaban un pendrive. En un descuido, entregaron el del director a un cliente que era policía.
  9. Organizó una cena en la sucursal. Mientras los demás tomaban copas, él salió para tirar la basura. Primero cogió unas bolsas que no olían.
  10. Iba con la pretensión de negarse a vender más preferentes. Cuando llegó al parking, encontró ocupada su plaza de aparcamiento.
  11. Entró furioso.  Buscaba al director del banco. Salió tranquilo, con un nuevo fondo de inversión contratado.
  12. Mientras esperaba a que volviese el empleado con la copia del contrato a firmar, el de la mesa de al lado le hacía señas para que se fuera.
  13. Cometió la imprudencia de guardar el dinero bajo el colchón de la cama: su esposa tenía un amante; y era banquero.
  14. Cometió la imprudencia de guardar el dinero bajo el colchón de la cama: el amante de su esposa sabía que era banquero.
  15. Se comportaba con normalidad, hasta que escuchaba un chasquido de dedos y se dirigía, como un autómata, a la sucursal del banco.
  16. Agarró una bolsa de monedas y viajó al pasado: quería adelantar el final del trueque.
  17. Entró a cara descubierta para atracar la sucursal. El cajero llevaba puesto un pasamontañas.
  18. Por haberse negado a vender fondos de inversión de alto riesgo, lo nombraron desempleado del mes.
  19. Su padre y su abuelo fueron banqueros. Su bisabuelo y su tatarabuelo, también. El único ascendiente que no lo fue, inventó el dinero.
  20. Se comportaba con normalidad, hasta que alguien dejaba caer unas monedas para que se dirigiera, encolerizado, a la sucursal del banco.
  21. Entró a cara descubierta para atracar la sucursal. El cajero llevaba puesto un pasamontañas.
  22. Entró a cara descubierta para sacar mil euros. El cajero, con un pasamontañas, le obligó a ingresar dos mil.
  23. Se tiró por el acantilado. Cayó sobre los cuerpos muertos de aquellos a los que estafó.
  24. Se tiró por el acantilado. Cayó sobre los cuerpos muertos de aquellos a los que vendió fondos de inversión.
  25. Al director del banco le gustaba entregar las vajillas con un plato hecho añicos: no toleraba que nadie rompiera uno antes que él.
  26. Presentó su dimisión en el trabajo y le pidió a su mujer el divorcio. Luego, intentó cancelar su cuenta bancaria.