Etiquetas...

martes, 25 de julio de 2017

Primer amor

Vivo en un pueblo costero en el que todos los hombres somos hijos o primos, pero no maridos. Nuestras madres, desde que nuestros padres -pescadores- se ahogaron aquella madrugada en un mar calmo, decidieron perforarnos los tímpanos y dejarnos sordos. Y mantienen que lo hicieron por nuestro bien… Cuando careces de uno de los cinco sentidos, los otros cuatro se desarrollan de manera sorprendente: somos capaces de leer libros en la oscuridad, de distinguir el olor de nuestras mascotas a un kilómetro de distancia, y de paladear el aire y sentir cómo la brisa marina traspasa nuestra piel hasta hacernos creer que volamos.

Ahora, son las mujeres las que se dedican a la pesca. A nosotros no nos permiten acompañarlas, pero el hambre cambia la opinión de cualquiera… Como los peces escasean, convenzo a mi madre para que me permita poner en práctica mis cualidades como olfateador… Salgo con ellas en el barco. Por precaución, me encierran en la bodega. Huelo un banco de jureles a media milla de nuestra posición. Navegamos hacia él.  Simulo un ataque de pánico y claustrofobia para que me dejen subir a cubierta. Desde la proa, mis hermanas y primas recogen las redes atestadas de peces. A su lado, mi madre y mis tías ríen y aplauden -la tristeza muere entre las palmas de sus manos-. Yo me dirijo a la popa. Comprendo lo que debió sentir Beethoven el día del estreno de su novena sinfonía. Todo el cuerpo me vibra de forma hipnotizadora gracias al canto de la joven que asoma la cabeza desde el agua. La amo. Me ama. Y suplica que me hunda con ella.



#UnMarDeHistorias (Concurso de zendalibros.com)

domingo, 23 de julio de 2017

Fortaleza de arena

Un niño de cuatro años llega a una playa vacía.  Junto a unas redes rotas, encuentra un cubo y empieza a construir un castillo con tres torres -una para su madre, otra para su hermana y otra para él-.  Al terminarlo, observa que le ha quedado muy cerca de la orilla -ha subido la marea- y las olas podrían hacerlo desaparecer como nuestras huellas.  Con sus propias manos, cava un foso y levanta una muralla para protegerlo. Cuando se acerca a su hermana y a su madre con la intención de despertarlas y enseñarles su fortaleza, aparece la guardia civil y recoge los cuerpos de ambas, tendidas boca abajo sobre la arena.
El mar arrasa dos de las torres mientras se llevan al pequeño a un centro de inmigrantes. 



#UnMarDeHistorias (Concurso de zendalibros.com)

Gigante marino

En el mar no existe el tiempo. Puedes ver  al temido buque de Barbanegra en una regata con el USS Enterprise; o a una lancha de desembarco de la Segunda Guerra Mundial fondeada junto a una nave vikinga cerca del acantilado de acero vitrificado.  En la mayoría de las ocasiones, esos mismos barcos libran entre sí duras contiendas sin que, curiosamente, muera nadie. Si algún pirata, marinero o soldado cae herido y toca fondo, hay delfines, sirenas e incluso tiburones que lo salvan del ahogamiento…  A los navegantes anónimos, refugiados que, tal y como aparecen en las noticias, surcan las aguas hacia destinos quiméricos, los rescato yo personalmente.  Y no es que sea Poseidón, aunque también ejerza cierto mando…

El mar me hechiza. Me apasiona.  Me parece un lugar fastuoso, pero me confunde que aseguren que es azul: me dejo bañar por sus olas a diario y sé que es blanco, con la excepción de aquella tarde que me adentré en él vistiendo un pantalón añil que desteñía. En cuanto me vio mamá, me enganchó de las axilas y me sacó de la bañera.



Este relato (que a algunos os sonará porque publiqué, anteriormente, en "Esta Noche te Cuento") fue uno de los relatos seleccionados para el concurso #UnMarDeHistorias (de zendalibros.com). Resultó ganadora Fabiola Yáñez y finalista Ernesto Ortega. Muchas felicidades a ambos.

Dejo el enlace con todos los relatos: https://www.zendalibros.com/seleccion-de-relatos-del-concurso-unmardehistorias/